Técnicas Curativas

Centro Fénix de Naturopatía




Centro Fénix de Naturopatía tiene el placer de invitarles a conocer sus técnicas curativas, probadas y usadas, con éxito, por miles de personas en todo el mundo, como remedio de síntomas contra la depresión, el estrés, la ansiedad.
Dolores musculares y deterioros articulares.
Problemas respiratorios y alergias.
Dependencias y adicciones.
Algias



Tels. (+34) 680 53 75 56 - (+34) 669 56 44 23 - España

Solo por Hoy


Sólo por hoy, me voy a conceder permiso...
para abrir un nuevo sendero;
para aprender una nueva forma de vivir.
Para dudar, para cometer errores.
Para reir, llorar, amar, reflexionar, descansar.
Para conocer la paz de la renuncia.


Sólo por hoy, me voy a conceder permiso...
para ser amable conmigo mismo.
Para honrar mi cuerpo, mi corazón, mi alma.
Para confiar en el futuro, en Dios, en mí.
Para venerar la vida que disfruto.
Para recordar quién soy.


Sólo por hoy...
Voy a encontrar el valor necesario
para mantenerme firme,
para escuchar,
para escuchar el susurro de mi corazón...
entre el sonido del trueno,
para cantar al viento.



Heart Singer





Centro Fénix de Naturopatía

Algunas Imágenes de este Blog, han sido sacadas de Internet. Si alguien tiene derechos y quiere que no salgan en este espacio, nos lo hacen saber y serán retiradas inmediatamente.

sábado, noviembre 23, 2013

El Enraizamiento del Cuerpo a la Tierra – El Psoas

Los psoas son muy importantes para nuestra salud, para nuestra vitalidad y para el bienestar emocional, por lo que le vamos a prestar la atención que se merecen.
El músculo psoas es el más profundo del cuerpo humano y afectan a nuestro equilibrio estructural, la integridad muscular, la flexibilidad, la fuerza, la amplitud de movimiento, la movilidad articular, y el funcionamiento del órgano (los riñones).
El psoas es un músculo que forma parte del grupo flexor de la cadera. Ayuda a mantener la curva lumbar de la columna. Si hubiera debilidad en ambos lados, encontraríamos una tendencia a perder la curva lumbar. Si solo hay debilidad en un lado, causará una rotación interna del pie o que el nivel de la cadera descienda. Mantenerse de pie, o andar con un tobillo hacia el interior, crearía un agotamiento del psoas y puede generar una debilidad recurrente si el problema no se corrige.

El psoas se extiende lateralmente desde las vértebras torácicas 12 (T12) a cada una de las cinco vértebras lumbares. Desde allí fluye hacia abajo a través de la musculatura abdominal, la pelvis, para fijarse a la parte superior del fémur (hueso del muslo). El psoas es el único músculo que conecta la columna vertebral con las piernas. Es responsable de que nos mantengamos en posición vertical, y nos permite levantar las piernas para poder caminar. El funcionamiento estabiliza la columna vertebral sana y el psoas proporciona apoyo a través del tronco, formando una plataforma para los órganos vitales de la musculatura abdominal.
Si el psoas se encuentra contraído constantemente debido al estrés o la tensión, el músculo comienza a acortarse y con el tiempo lleva a una serie de condiciones dolorosas como dolor de espalda, dolor sacro, ciática, problemas de disco, espondilólisis, escoliosis, degeneración de la cadera, dolor de rodilla, dolor menstrual, infertilidad y problemas digestivos. Ciertos dolores lumbares, trastornos renales, incapacidad para descansar y problemas de pies, pueden estar relacionados con la debilidad del psoas.
El psoas se relaciona con el meridiano de riñón, siendo el músculo principal para testar con kinesiología. Los riñones filtran la sangre y una disminución de los mismos puede provocar manifestaciones en la piel como el acné, granos o eccemas, y puede agravar los padecimientos cardíacos.
Los psoas también están conectados al diafragma a través del tejido conectivo o fascia que afecta tanto a la respiración y “el reflejo de miedo”. Esto es debido a que el psoas está directamente relacionado con el cerebro reptiliano, dentro de la parte más antigua del tronco del encéfalo y la médula espinal. Mucho antes de la palabra hablada o la capacidad de la organización de la corteza desarrollada, el cerebro reptil, conocido por sus instintos de supervivencia, mantienen nuestra Funcionamiento básico esencial.
Nuestro rápido ritmo de vida moderna (que se ejecuta a través de la adrenalina de nuestro sistema nervioso simpático) activa crónicamente a constreñir el psoas - literalmente, dejándolo listo para correr o luchar. El psoas nos ayuda a entrar en acción - o acurrucarnos en una pelota protectora.

El psoas está tan íntimamente involucrado en este tipo de reacciones físicas y emocionales básicas, que si los psoas están crónicamente tensos, estarían indicando al cuerpo que está en peligro, segregando la adrenalina de las glándulas suprarrenales, originando así el agotamiento del sistema inmunológico.
El psoas en tensión no sólo crea problemas estructurales que constriñe los órganos, sino que ejerce presión sobre los nervios, interfiere con el movimiento de fluidos y afecta a la respiración diafragmática.
Esta situación se ve agravada por muchas cosas de la vida moderna, desde los asientos de seguridad, la ropa ajustada, zapatos, sillas que distorsionan nuestra postura, nuestros movimientos naturales, limitando y constriñendo nuestros psoas.
El primer paso en el ejercicio de tener unos psoas saludables es liberar la tensión innecesaria. Sin embargo, para trabajar con el psoas no se trata de controlar los músculos, sino cultivar la disposición de conciencia necesaria para entender sus mensajes. Esto implica hacer una elección consecuente para ser somáticamente fuerte.
Un psoas relajado es la marca del juego y la expresión creativa. En lugar de los psoas tensionados, listos para correr o luchar, el psoas relajado y liberado está listo en su lugar para desarrollar y abrir, para bailar. Los psoas permiten que la parte delantera de los muslos alargue la pierna para moverse de forma independiente de la pelvis, la mejora y la profundización de la elevación de todo el torso y el corazón.


Cuando los psoas están sanos, podemos reavivar las energías vitales de nuestro cuerpo, aprendiendo a volver a conectar con la fuerza vital del universo. Dentro de la tradición taoísta el psoas habla del asiento del alma, que rodea el "Tan Tien" centro principal de energía inferior del cuerpo. Los psoas flexibles y fuertes nos permiten que las energías sutiles fluyan a través de los huesos, los músculos y las articulaciones.
Es muy necesario beber agua de manera regular a lo largo del día. Si hay debilidad suele ayudar comer carne de riñones y alimentos ricos en vitamina A y E como perejil, pimientos verdes, verdura de hoja verde, germen de trigo y guisantes. Evitar el café y otras bebidas fuertes, y cualquier alimento que debilite el psoas.
Cuando los psoas están en su tonalidad, uno se está literalmente energizando profundamente y volviendo a conectar con la poderosa energía de la tierra. El psoas es mucho más que el músculo estabilizador básico, es un órgano de percepción compuesto de bio-tejido inteligente que encarna nuestros más profundos impulsos para la supervivencia y, más profundamente, nuestro deseo elemental a progresar.
Los psoas, mediante la realización de la energía, nos conecta a la tierra, al igual que el cable de tierra evita choques y elimina la electricidad estática. Nos sentimos liberados y conectados a la tierra, y la columna vertebral puede despertar. La transferencia del peso gravitacional atraviesa los huesos, los tejidos y los músculos, en la tierra, los rebotes de la tierra fluyen de nuevo a las piernas y a la columna vertebral, energizando, coordinando y animando la postura, el movimiento y la expresión. Es una conversación ininterrumpida entre tú, la tierra y el cosmos.
Si el poas muestran debilidad realizar también el test al tensor de la fascia lata y al trapecio superior.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si necesitas ponerte en contacto con nosotros...
Utiliza nuestra dirección de correo electrónico, porque este formulario de comentarios No funciona.

Puedes escribirnos aquí: centrofenix@hotmail.com
Gracias